Now Playing Tracks

Cómo negarlo, ando un poco taciturna, claro, con lecciones aprendidas. 
Es inevitable borrar la complejidad de las palabras que se pasean por el abandono, aun más cuando se comprende el tiempo como un cálculo, sea cual sea el resultado.

Lo siento, parece normal, parece la más normal de las reacciones, pero tal vez no la sea y algunas otras cosas estén jugando el juego de derrumbarme.
Con los segundos se comienzan a ver frustradas las tristes expectativas, porque con cada dolor el alma se revela más instruida y sinceramente continúo lamentando que sigas pensando que entre más hundas el puñal en la carne vas a llegar al alma.
De seguro muchas cosas me dolieron hasta hoy, muchas lágrimas fueron protagonistas entre mi almohada y mis sueños, de seguro amé como loca y odie como nunca, pero de algo estoy segura, ahora es tiempo de paz.

Llegó el momento de comprender el amor y el amante como una acción de raíz a tallo, como un dar ilimitado de luz.

Tan rutinario se ha convertido guardar personas, sentimientos y resentimientos en el corazón, que se nos metió absurdamente en la cabeza que ese lugar del espíritu hay que llenarlo. Pero no es así, después de esta noche para mí el corazón debería estar desde el principio felizmente fragmentado y por lo tanto los corazones rotos no serían nunca más los protagonistas del infortunio, si no más bien los que más vacíos han experimentado en el estómago, los que han activado todos los puntos de la piel y sin duda que han dejado huella en los recuerdos y una que otra herida en las galaxias del espacio.
Anoche se me perdieron un poco las estrellas, las lunas no parecieron prestarme su espalda para dormir, la herida espacial me dolía sobre la gravedad de mi tristeza, las capas atmosféricas de mis entrañas reventaron en sensaciones, y es de que confesar que 
algunas húmedas gotas danzaron sobre la cumbre de mis mejillas.

Al parecer te fuiste y me fui y seguramente me perdí contigo y me perdí sin ti. 

Afortunadamente el dorado y durmiente sol supo meterse en mi brillante y oscura sangre y aunque hoy amanezco taciturna de besos, estoy segura que esta noche soñaré entre planetas sonrientes y un gran y cálido espacio.

Este fue un año de decisiones difíciles, de situaciones acusantes, de orgullos mal removidos, de amores y mucho amor, de flores y cartas rotas, reconstruidas y finalmente perdidas.

Te amo, y me enamoro de ti a diario, te quiero, te lloro, te suspiro, te siento como se siente lo intangible, te respiro.

No quiero borrar nada, ni de ti, ni de tus besos, ni de los besos fríos, ni de la pasión inconsecuente con que me aferraba entre sus brazos, no quiero llorarle más a ese amor de pastillas de colores, no quiero olvidarla tampoco, no me quiero perder ese te quiero sin quererme, ni tampoco a ti diciéndome lo hermoso que es sentir como el pecho nos late por un sentimiento hacia alguien. Me hiciste feliz, quiero gritarlo, quiero comerte achocolatado, quiero llorar solo en tu regazo, te extraño, te extraño de una profunda manera. Y no te puedo plantar y no te puedo querer, porque así no funciona.
To Tumblr, Love Pixel Union